Erótica visita al médico

El rubio se puso enfermo y decidió visitar a su médico de cabecera, un tío bueno que la tenía bien dura nada más entrar él. Auscultó su polla y decidió que la mejor cura para la extraña enfermedad que tenía era chupársela con delicadeza hasta que se corriera y expulsara por ahí todos los males en forma de orgasmo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails